Páginas vistas en total

domingo, 17 de junio de 2012

Viejas falacias de derecha y la joven esperanza que es la izquierda. Gonzalo Perera



El pasado Viernes  15 en el microcine Plaza de Trinidad, debatieron dos representantes de la UJC (Juventud del Partido Comunista) (Leonardo Valiente y Federico Charlo) con dos representantes de "Vamos Uruguay" (Carlos Mecol y Sebastián González) sobre la propuesta del Dr. Bordaberry de aplicar a determinados menores de edad infractores el Código Penal (de adultos), con el mantenimiento de por vida de los antecedentes penales (lo que se suele llamar "rebaja de la edad de imputabilidad").

Es realmente digno del aplauso el nivel de cultura democrática puesto en evidencia por los 4 participantes. Un discusión de esta naturaleza, que por supuesto por momento se crispó, que supo de acusaciones o ironías, nunca es fácil de llevar adelante.  Hasta quienes estábamos en la platea a veces saltábamos de la silla con algunos dichos. Sin embargo, los 4 participantes mostraron un aplomo, serenidad y respeto mutuo, completamente ejemplar. Cerraron la polémica  como debe ser, con un apretón de manos. Habla muy bien de nuestra sociedad semejante demostración de altura y diálogo democrático, por lo cual sólo cabe felicitar a organizadores y expositores.

 Creo que muchos de los asistentes teníamos posturas a priori respecto al tema. En mi caso, no la escondo. Estoy absolutamente seguro que la propuesta del Dr Bordaberry agravará la situación de inseguridad y que el hermano menor de un joven de 16 años al que se le aplique el Código penal del adulto, hará a los 12 años lo que su hermano hizo a los 16. No lo pienso por capricho: es una experiencia que se ha intentado  bajo diversas fromas en 31 países o estados (donde rigen esqueman federales) con un único resultado: hacer más precoz el debut en la delincuencia. Por ende, de reformarse la Constitución en la dirección planteada, es seguro que luego habrá quien proponga aplicar el Código Penal a partir de los 12 y luego a partir de los 8 años. La matanza de compañeritos por escolares de 8 y 9 años acaecidas en USA, no parecen haber sido pasibles de disuasión por la aplicación del Código Penal desde la adolescencia. 

Sin embargo, escuchar las exposiciones de los panelistas me hizo entender mejor el planteamiento y sus debilidades.  A otros. los habrá convencido más del planteamiento, a otros les habrá dejado alguna idea nueva que no manejaban previamente. Creo que cada quien, aunque tuviera alguna postura a priori, algo aprendió del evento. Me gustaría plantear algunos elementos lógicos y de información que entendí deben ser puestos en blanco sobre negro para ordenar ideas y aportar al debate mi pequeño pedacito de la verdad que siempre es construcciónde todos y propiedad de nadie. Algunos puntos tienen que ver con la temática central de la polémica, otros no, ya que por su intensidad y riqueza, la misma  por momentos pasó por otros puntos, todos bien interesantes.

1) Los retardos o inercias en los efectos de los procesos sociales.

Un primer punto es que parte de la militancia política, a la hora de analizar las realidad para hacer un diagnóstico ignora por completo los fenómenos de "delay" (retardo) o latencias, o si se quiere decir más ampulosamente, fuerzas inerciales que operan sobre todo sistema, muy en particular sobre las sociedades humanas.

 Seamos bien concretitos: si un chiquilín de 16 años delinque hoy, nació en 1996. Tenía 6 años en el 2002 y si vivía en un barrio de contexto "crítico", durante todo ese 2002 tuvo, en promedio apenas algo más de una comida diaria, con un completo desbalance dietético y flagrante carencia de nutrientes indispensables. Los primeros cuatros años condicionan casi completamente la matriz cognitiva, psíquica y neurológica de una persona. Más aún, la Epigenética muestra que ciertas carencias alimentarias en  la madre, durante el período de gestación generan de forma casi segura, graves problemas físicos y cognitivos en el feto. Un joven nacido en el 1996 en un barrio marginal, hijo de una madre de 14 años con deficiencias alimentarias, que pasó HAMBRE antes de llegar a los 9 años, que no vio trabajar regularmente  ni a sus padres ni sus abuelos, cuando en el año 2005 el Uruguay comienza a acordarse con más persistencia de los ranchitos de lata, ya tenia su conformación de personalidad estructurada, con carencias de todo orden. Eso se gestó en los períodos en que la política Económica replegó al Estado a su mínima expresión, de la mano de ideólogos y ejecutores como Alejandro Végh Villegas, Ramón Díaz, Alberto Bensión, Ricardo Zerbino, Ignacio de Posadas, en  su fanática ejecución de la doctrina llamada neo-liberalismo.  Por ende, si se sostiene que "pese a que en los  7 años de crecimiento del PBI y de buenas políticas sociales de los dos gobiernos del FA (ambos fenómenos reconocidos con hidalguñia por los representantes de "Vamos Uruguay"), los chiquilines de 16 años delinquiendo muestran que la culpa de la inseguridad no está en la pesada herencia de las 4 décadas neoliberales", se está cometiendo el gran error de no darse cuenta que ese chiquilín no se formó en los años recientes, sino en momentos particularmente espantosos de las referidas décadas, como el 2002, el año peor que todos podamos recordar en el Uruguay. 


Lo que se destruye en la sociedad, como la tradicional estructura de protección social batllista, hace efecto muchos años después. Las políticas sociales y de reconstitución del entramado social, llevan aún más tiempo, puesto que es más difícil, como es obvio, reconstruír que destruír. La inseguridad la generó el hambre y la desiguladad de la era neoliberal, por algo en los países en los cuales durante muchos años se estabilizan políticas sociales fuertes (caso Cuba, Venezuela, Finlandia, Suecia), la delincuencia baja a niveles mínimos.


2) Riverismo-Batllismo y las tensiones internas de los partidos.

El estado de Bienestar batllista  fue pulverizado primero por la propia ala riverista del Partido Colorado, que siempre se caracterizó por ser ultraconservadora, liberal en lo económico y conservadora en lo político y social, fuertemente relacionada con los sectores conservadores de la Iglesia Católica, que supo hacer  abuso de la grifa "batllista" por su prestigio, pero que seguramente habría provocado la ira de Don Pepe si viviera.


 En las últimas 4 de´cadas, el riverismo ha tenido una trayectoria cíclica al interior del Partido Colorado: tomó el comando cuando el Presidente Pacheco Areco y el presidente primero y posteriormente dictador Juan María Bordaberry. Básicamente, bajo la denominación "pachequismo" (aunque el mismo se autorefiriera con expresiones como "Unión Colorada y Batllista", su sustancia ideológica era el más puro riverismo) fue ala dominante o de relevante presencia en la interna colorada. Su decidido apoyo a la dictadura militar le hizo perder fuerza en la interna y, tras el fallecimiento de Pacheco, muchos de sus dirigentes migraron hacia el Foro Batllista del Dr. Sanguinetti o la Lista 15 del Dr. Jorge Batlle.

La debacle colorada en las elecciones del 2004, le entregó las llaves del Partido a un emergente tan talentoso como producto paradigmático del riverismo: por su origen social, por su discurso económico, por sus posturas sociales y confesionalistas, por su conservadurismo en temas sociales, el Dr. Pedro Bordaberry significa la vuelta al poder del riverismo dentro del Partido Colorado.

Históricamente, el riverismo se vio tan enfrentado con el batllismo, que, por ejemplo, durante la dictadura de Grabriel Terra, apoyada por herrerismo y riverismo, y que generara sendas resistencias en el Batllismo, ocurriera que:


a) El 31 de marzo de 1933, al grito de "¡Viva Batlle, viva la Libertad!" Baltasar Brum se inmolara disparándose en su propio corazón como protesta in extremis contra el golpe.


b) El 26 de octubre de 1933, Julio César Grauert- el más avanzado dirigente que conociera el batllismos y tenaz opositor a la dictadura de Terra- a las 4.30 AM, fallece tras haber sido acribillado a balazos por la policía de la dictadura terrista en el km. 35 de la vieja ruta  a Pando y que, en sus horas de agonía, le negara asistencia médica.


Todos los partido políticos tienen sus tensiones internas, es normal. No conozco ejemplo que supere al de riversimo-batllismo,  donde directamente dentro del mismo partido se recurrió al asesinato del adversario.

Desde la década del 60, la "lógica del poder" pasó a dominar el razonamiento de buen aparte del coloradismo. Como expresando la vieja ironía de Wilson Ferreira Aldunate "Partido Colorado es la forma con que los uruguayos llaman al poder", riveristas, batllistas y dirigentes sin mayor definición ideológica comenzaron a alinearse detrás del que se adueñara del Partido, y así casi todo colorado era sanguinettista en los 90`s y casi todo colorado es bordaberrista en los días que corren. Ver al senador Ope Pasquet, hombre de fina inteligencia, formado en la generación de jóvenes que rodearon a Enrique Tarigo en plena dictadura, algunos de lo cuales lo acompañaron en "Libertad y Cambio" (el propio Pasquet, Roberto Asiaín, José Luis Guntin, Luis Hierro López, Hugo Granucci) y otros se escindieron en la "Corriente Batllista Independiente"( Manuel Flores Silva, Luis Mosca, Victor Vaillant, Daniel Lamas), alinearse tras el Dr. Pedro Bordaberry, exonera de mayor comentario sobre la lógica de encolumnarse tras quien predomina.

Sin embargo, si es que el batllismo el Partido Colorado no se lo quiere obsequiar en bandeja al Frente Amplio, es obvio que veremos  a un discurso de neto corte batllista recortarse del liderazgo riverista. Los batllistas que se oponen a la aplicación del Código Penal adulto a niños y adolescentes (siguiendo así la doctrina social del batllismo, que en el punto específico tuviera una exponente de primer orden en la Dra Adela Reta, por ejemplo) son el emergente de esta tensión, que en el gran partido fundacional que casi monopolizó el poder político en el siglo XX, tiene mas de cien años y no pocos episodios de ferocidad en el enfrentamiento.


3) Neoliberalismo e Inversión extranjera.


Si bien la caracterización de las corrientes económicas y en particular del neoliberalismo siempre es tarea difícil, en diversos estamentos políticos suele caracterizarse esta corriente de manera errónea, asociándola a una fuerte apuesta a la inversión extranjera. Es un caso claro de condición necesaria pero no suficiente. 


En una economía neoliberal, seguramente se presente una fuerte inversión de capitales extranjeros. Pero en economías que nadie en su sano juicio calificaría de neoliberales, también se da dicha apuesta.
La base de la doctrina neoliberal es la  minimización o desaparición del rol del Estado en la conducción y gestión de la Economía, lo cual supone a menudo la destrucción de los sistemas de beneficios sociales existentes, liquidación de empresas  de propiedad estatal, desregulación total y absoluta de la economía, particularmente destrucción de los derechos laborales, etc. Esto  a menudo es un atractor de capitales extranjeros (en general los capitales más predatorios), pero en una sociedad donde el Estado no sólo no se destruya sino que, por el contrario, juegue un rol central en la armazón socio-económicos de la sociedad, puede recurrirse a inversión extranjera (en general de manera selectiva y no indiscriminada) para cimentar la economía. 


Un ejemplo harto elocuente es Cuba. La República de Cuba es tanto constitucionalmente como en su realidad, una sociedad socialista. Lo cual supone un proceso en permanente construcción, pero que reconocerlo no es cuestión de definiciones alambicadas ni de grandes versos o literatura: es socialista una sociedad donde absolutamente todos sus integrantes tienen garantizada la satisfacción de sus necesidades básicas: alimento, vivienda, salud, educación, etc. Todos. No un 90% ni un 98,7%. Todos y cada uno. Y esta satisfacción de necesidades básicas no se hace como concesión graciosa, sino porque se entiende un derecho inherente a la condición humana, ganada por el mero hecho de ser humano. Porque en una sociedad socialista, los bienes materiales son de propiedad de la comunidad y si bien su administración puede pasar por diversas modalidades, no constituye mercancía, por ejemplo, la educación, sino que es un derecho . Educación-derecho, algo que en Chile Camila Vallejo sostiene, Sebastián Piñera niega- afirmando explícitamente que es una mercancía- mientras amplios sectores de la Concertación no dicen lo que Pîñera, pero lo pusieron en práctica cuando gobernaron. 


Ahora bien, como Cuba  es un pequeño país inserto en un mundo capitalista globalizado, y a la vez sometido a un criminal bloqueo de 50 años, para poder generar los recursos que requiere la satisfacción de las necesidades crecientes de un pueblo culto, sano e inteligente, necesita hacerse de divisas para cuya generación recurre a menudo a la inversión extranjera, en régimen de sociedad con el Estado. El rol central de éste en la Economía y en la sociedad en general (lo cual no obsta para la promoción de empredimientos autogestionados, por ejemplo), ubica a Cuba en las antípodas del neoliberalismo. La razón del artillero releva de mayor comentario: si Cuba no fuera un modelo antipodal, no sería atacada un día si y el otro también por USA, las grandes candenas internacionales, los medios de comunicación que les pertenecen. Y sin embargo, en esa sociedad cubana, hay captación y promoción de inversión extranjera: selectiva, estratégica, asociada al Estado y supeditada a los planes generales de la sociedad. 


En determinado momento del debate, la representación riverista sostuvo que no habia tenido el Uruguay gobiernos más neoliberales que los del Frente Amplio.

Eso debió ser un lapsus, obviamente. Pero, por las dudas, repasemos:

a) Los gobiernos más neoliberales de la historia del Uruguay fueron el de la dictadura (cuya Economía se basó estrictamente en los planes elaborados por los Cr. Alberto Bensión y Ricardo Zerbino para el gobierno de Juna María Bordaberry, cabe recordar), el del Dr. Luis Alberto Lacalle (allí revistó tropas el Dr. Ramón Díaz) y el del Dr. Jorge Batlle (con Bensión  "reloaded"  y su caballo cambiario muerto por asfixia por inmersión a la mitad del arroyo)


b) Los gobiernos del FA han hecho una apuesta fuerte (para mi gusto excesiva y no debidamente discriminada) a la inversión extranjera. Concedido e indudable. Tampoco puede afirmarse que los gobiernos del FA estén aproximando al Uruguay a un sisrtema económico alternativo al capitalismo. Es evidente que no, en todo momento se ha hablado de "humanizar" el capitalismo,  enunciado que no comparto. Ahora bien, la presencia del Estado en la sociedad en general, en particular en materia de regulación laboral a través de los Consejos de Salarios por rama de actividad, de  revitalización de las empresas estatales a través de aumentos sustantivos en sus inversiones (el actual despliegue masivo de fibra óptica hasta los hogares- FTTH- y de la auténtica tecnología celular de cuarta generación-LTE- que está desarrollando ANTEL no tienen émulo en ninguna empresa de la región), de presencia del Estado en las políticas de primer empleo, en promoción de investigación, desarrollo tecnológico e innovación ha alcanzado en los gobiernos del FA niveles incomparables a los de los gobiernos de los partidos fundacionales y hacen fuera de lugar la tipificación de "neo-liberal".

He tratado de ser muy cuidadoso en este punto. Para quienes, como yo, tenemos como horizonte un sistema económico radicalmente diferente, a menudo no nos complacen algunos aspectos de la política económica de los gobiernos del FA. Pero no corresponde en absoluto calificarla de "neoliberal"; en todo caso parece una expresión socialdemócrata de las primigenias, de las emanadas del Manifiesto de Bad Godesberg de 1958 del SPD alemán, que no es precisamente mi texto de referencia, pero que guarda bastante distancia con el triste panorama que ofrecen actualmente las desfallecientes socialdemocracias europeas.

4) Las dos bibliotecas jurídicas y andar con un libro en cada mano.


Federico Charlo demostró de manera fehaciente, a mi juicio, que de las propuestas que el riverismo propone plebiscitar solamente una no ha sido ya sustantivamente contemplada por el Parlamento y la misma es la aplicación a algunos casos de adolescentes infractores del Código Penal (para adultos, no del Código de la Niñez y la Adolescencia). Y que esta propuesta supone la absoluta contravención de tratados internacionales que el Uruguay ha firmado, con carácter vinculante para sus suscriptores y que por ende deben considerarse de naturaleza supraconstitucional.


Frente a este planteamiento- irrefutable- la delegación de "Vamos Uruguay" argumentó que el Uruguay se debe regir por sus normas constitucionales y que todo acuerdo internacional está subordinado a las decisiones soberanas. Similar argumento esgrimieron los partidos fundacionales en temas de Derechos Humanos, ante su consideración parlamentaria reciente.

Ahora bien, en temas económicos, se podría abrumar al lector con centenares de citas y textos producidos por los partidos fundacionales donde se manifiesta que por más que en Uruguay se decida en un plebiscito mantener bajo monopolio estatal un área de la economía, los tratados internacionales que el Uruguay ha suscrito, que explíictamente se afirma son vinculantes y supraconstitucionales, y que su desconocimiento significaría la destrucción de la imagen de país serio y jurídicamente estable, hacen que deba abrirse el mercado de las telecomunicaciones, por ejemplo. Así se generaron por ejemplo las unidades reguladores (para el caso la URSEC). Paradojalmente, y como toda persona observadora notará, se crean unidades reguladoras cada vez que se quiere desregular y liberal un área de la economía y eso hizo el gobierno de Jorge Batlle, con el entusiasta apoyo de su Ministro Dr. Bordaberry, ignorando olímpicamente el plebiscito de 1992 sobre la ley de empresas públicas. Así, cuando se afirma que ANTEL es monopólica, se está faltando alevosamente a la verdad: no hay hoy ni un solo servicio de llegada al cliente (independientemente de la vía física de comunicación, que al usuario tanto le da si llega a Internet por un cable o de manera inalámbrica), en que ANTEL no tenga dos o tres competidores, como mínimo. Multinacionales en algún caso, empresas nacionales, en otros.

Los gobiernos del FA, para mi gusto y disgusto, aplican en todos los temas la supremaciá de los tratados internacionales vinculantes. Lo aplican en la Economía, lo cual no me complace  y lo aplican en temas de derechos Humanos, lo cual me agrada. Esté  o no yo de acuerdo, me guste o no me guste, reconozco una coherencia  en el criterio seguido: Uruguay respeta sus compromisos internacionales. Y tanto es así que fue el Presidente Mujica, ex- rehén de la dictadura, quien asumiño la culpa del Estado Uruguayo por el terrorismo de Estado dictatorial y pidió disculpas a la familia Gelman y demás víctimas, dando cumplimiento a la sentencia de la Corte Internacional de Derechos Humanos de la OEA.


Por lo que pude entender en la polémica, los partidos fundacionales invocan una biblioteca similar si se trata de economía y negocios, pero la contraria si se trata de Derechos Humanos. No parece ser un tema debidamente meditado por los partidos fundacionales y sinceramente confío en que tomarán una opción más consistente, sea la que sea.

5) Terror y libertad de presión.


 Con el Grupo Monte Carlo (Canal 4, Monte Cable, Radio Monte Carlo)- extremadamente ligado al riverismo- el Grupo Scheck (Canal 12, EL PAIS, Nuevo Siglo)-muy cercano al nacionalismo y muy en particular al herrerismo- y el Grupo Saeta (Canal 10, Radio Carve, TCC)- tradicionalmente allegado al Foro Batllista-  que confluyen en empredimientos como EQUITAL S.A. a través del cual poseen el 95% de radios, revistas, empresas de tv cable y abierta, la libertad de prensa en el Uruguay es un cruel eufemismo. Los tres grupos señaladaos- con matices que es justo reconocer en el caso del grupo Saeta- supieron coexistir con gran comodidad con la dictadura militar. Los tres grupos- nuevamente con un matiz diferencial para Saeta- plantean una información absolutamente sesgada, donde hasta del acné el único culpable es el Frente Amplio. Así, no me extrañó ver la de algunos jóvenes trinitarios que expresaron que ir a Montevideo era poco menos que ir a  Bagdad bajo bormbardeo, caminando con miedo una cuadra.

Sin embargo, los estudios de Rafael Paternain- EL estudio serio a nivel nacional sobre criminalidad su evolución y sus causas- los datos del Poder Judicial y todas las estadísticas de organismos internacionales digan que:


a) Montevideo es la capital más segura de toda América del Sur


b) La criminalidad en Uruguay no aumenta, sino que cambia de modalidad, en particular se evidencia que tiende a ser más agresiva (pero sin aumentar el número de casos), lo cual puede impactar mucho en la sensibilidad popular, pero no hacen del Uruguay un país donde hoy haya más chances de ser víctima de un delito que antes.


c) La mayor parte de homicidios están relacionados a conflictos domésticos (de pareja o familiares) y son protagonizados por adultos.


El terror que manifiestan algunos jóvenes, muy respetable, no se condice con la información objetiva. Hay muchos más riesgos en Buenos Aires o Asunción que en Montevideo. No hay más riesgos en Montevideo hoy que años atrás. Y no son menores los principales causantes de riesgos.

Eso no quiere decir que no se deba trabajar mucho más sobre la seguridad aun en su nivel sintomático y no causal (prevención y represión del delito), mediante un trabajo muy fuerte sobre la institución policial, como he escrito en una nota muy reciente, con medidas como las muy sensatas planteadas por el PIT-CNT en la proclama del 1 de mayo , como para citar un mero ejemplo, la focalización en el tráfico de pasta base. Me remito a lo que ya he escrito al respecto.


Pero si estos jóvenes encienden el televisor para informarse en Telenoche, en el siempre riverista canal 4, encontrarán la repetición ad nauseam de los delitos y muy particularmente de los que cometen menores.
Seguramente una mera coincidencia, en este país de la perfecta libertad de (ex) presión, claro está...

Felicito a los organizadores ya los 4 participantes. TODOS me ayudaron a pensar un poco más. Pero un fuerte y apretado abrazo a la militancia, valentía para asumir desafíos, serenidad y sólidos argumentos de Leonardo Valiente y Federico Charlo. La derecha nace vieja, la izquierda se renueva siempre y es seimpre joven. Y mientras un joven se levante a desafiar con argumentos y convicción las verdades impuestas por la matraca mediática, para mostrar otra manera de pensar el mundo, la izquierda sae estrá revitalizando y cargando de esperanza.




 Federico Charlo- UJC Flores


Leonardo Valiente (de verde)- UJC Flores

No hay comentarios:

Publicar un comentario