Páginas vistas en total

lunes, 4 de junio de 2012

Un Frente muy Amplio, pero nada ajeno. Gonzalo Perera



El 27 mayo marcó una revitalización de la vida  del FA. 175 mil personas votando en la interna de una fuerza que gobierna el país hace 7 años  y Montevideo hace 22, es una demostración de militancia muy destacable.  Comparar con recientes votaciones a la interna de los partidos restauracionistas, lo que tuvieron la mayor parte del mérito de fundar exitosamente  esta sociedad, pero también la mayor parte del demérito de fundirla estrepitosamente, releva de mayor comentario.

Al poco tiempo de esa dinamizante fecha, soprendió el relevo del ministro Héctor Lescano , explicado porque " también hay que cambiar cuando las cosas van bien".  No se ha planteado el relevo de muchos compañeros que desempeñan muy bien diversas responsabilidades de primer nivel gubernamental desde el 2005. Por lo cual la pregunta es por qué Fulano se releva y Mengano no. No fue clara la explicación del Señor Presidente, aunque es de su estricta incumbencia  tal decisión, como lo señalara el propio Héctor Lescano, que en sus últimas palabras al frente de la cartera, definitivamente salió por la puerta grande, de manera generosa y constructiva. Jamás voté a Lescano y no anima este comentario ningún interés menor, pero lo que es justo, es justo, tanto en Roma como en Bizancio.

La posterior remoción del compañero Gerardo Rey  del directorio de UTE (no soy quien para juzgar actuaciones en el ente eléctrico, pero lo recuerdo saliendo a dar la cara en momentos comunicacionalmente difíciles para UTE) dio pie a una  especulación  centrada en 2 premisas:

 1) Hay una crisis en el FA
2) Su origen es una suerte de guerra interna entre el FLS y el MPP.

Discrepo al menos  doblemente con esta visión y lo hago en absoluto desconocimiento del "mano a mano" que se anuncia habrían tenido hoy Mujica y Astori. Permítanme desplegar esta discrepancias

a) Sea el que sea el resultado de las internas del 27, el FLS y  el MPP no son, ni serán jamás, atrevo a aventurar, el Frente Amplio. En el FA hay muchos sectores y, sobre todo, muchísimos militantes que no responden más que sus conciencias. Calificar de ·"crisis"  una situación confusa,  que generó una discrepancia circunstancial entre dos sectores muy importantes, pero  con los 175 mil votos del 27 sobre la mesa, es exagerar. Y  es profundamente anti-histórico, porque cuando este país fue gobernado por blancos y colorados del 1985 al 2004, vaya si hubo crisis de gabinete, retiros masivos de ministros de un sector,  etc. Incluso hubo un delfín ( me refiero al Dr. Juan Andrés Ramírez, con todo respeto) , que pasó a ser el principal dedo acusador de su mentor. La política es dinámica y la única guía éticamente certificada es la conciencia, no ningún carnet. Por ende, no desprecio, acuso o ignoro ningún cambio de opinión y re-clivaje de variables al interior de los Partidos Fundacionales. Solamente digo que así como es vox populi que la actitud - al menos ambigua- de Sanguinetti fue crucial para la derrota de Jorge Batlle frente a Lacalle , también lo es que su luego sopesado, quizás demorado, pero oportuno posicionamiento sobre la Ley de Empresas Públicas del 92, fue clave para transformar al entonces Presidente Lacalle en un figura cuasi testimonial, desautorizada por el 72% de su electorado. Del mismo modo, no he visto nada ni remotamente comparable en este gobierno o en los dos del FA, por más que los medios que hacen 7 años se empeñan de manera ejemplar en debutar en el duro arte de ser opositores, tras 90 años de oficialismo, sugieran "autrêment".

b) Con  estilos comunicacionales  notoriamente distintos, no hay  polarización ideológica entre el MPP y el FLS. El gobierno de Mujica-Astori es armónico y las diferencias entre los sectores referidos han sido pocas, puntuales y  de matiz. Señalar "un enfrentamiento" o "polarización",  es un salto lógico al vacío.
Digo más: tanto como con el MPP como con el FLS, se han planteado discrepancias más de fondo (PPP; distribución de riqueza, cadena cárnica, integración al ALBA, meros ejemplos) desde EL POPULAR, que las controversias existentes entre ambos sectores,. Vaya si me consta. Y no es intención deliberada ni pretensión de blasón,  sino que es, otra vez, constatación fáctica.  Pues entre el FLS y el MPP no hubo discrepancia alguna al respecto y esto no ofende ni teme,  solo constata, valga la redundancia. La oposición polar entre ambos sectores o entre Presidente y Vice, es  objetivamente falsa y muy presumiblemente artera, pero incuestionablemente insustentable lógicamente,

.Las decisiones de la cúpula del Poder Ejecutivo no tienen por qué ser explicadas, están dentro de sus potestades. Pero con una fuerza política como el FA detrás, militante, crítica, que le gusta entender, hay decisiones y discusiones que generan señal de ajenidad en la militancia. Por ende, no hacen bien.No es bueno, que, a lo "JR" te digan que cambiás el cuadro que ganó, cuando lo usual es "cuadro que gana no se toca". No es un imposible, pero supone un cambio cultural, hay que digerirlo como para explicarlo mucho mejor y permitir entenderlo a los demás.

.El mensaje central del 27 de mayo debería resonar por encima de matices de opinión y discrepancias circunstanciales : 175 mil personas hemos dicho que el Frente  es Amplio y no es ajeno. Y que lo queremos entender y apoyar tanto como posible.

El FA somos todos y su vitalidad depende no sólo de algunos, a quienes las circunstancias hagan mayoría en tal o cual momento. No olvidando  ese detalle muy básico del ADN frentista y no permitiendo que se "inflen" desavenencias muy menores y  no-programáticas, hay FA para rato. Olvidándolo, y generando falsos clivajes, más basados en el estilo comunicacional o cultura de debate político, que en la materialidad (los recursos, la plata, el destino del esfuerzo del trabajador, llámele como quiera), me temo que no habrá milagro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario