Páginas vistas en total

viernes, 13 de abril de 2012

Los medios y los medios. Gonzalo Perera





            Ni es chiste ni es error de tipeo. Es que las Políticas de Comunicación que todo Estado debe tener- y muchísimo más cuando gobierna la izquierda- requieren tomar el toro por las guampas respecto a los medios y a los medios. Los medios de comunicación como usualmente los concebimos  (canales de TV abierta o para abonados, radios, diarios, revistas, medios digitales) y los medios de transporte de las comunicaciones ( o sea las telecomunicaciones, y, dentro de ello, lo que es el punto medular: la provisión de banda ancha o conexión a Internet, que es la tecnología sobre la que casi todo tiende a converger).
            Quien conozca de cerca el trabajo de Rafael Correa como presidente del Ecuador, a muy poco de observar, se habrá dado cuenta de tres cosas: 1) Que es una máquina de trabajar con una energía intelectual y física completamente excepcional. 2) Que tiene una sensibilidad popular y una consecuente empatía con el ecuatoriano bien de a pie, realmente formidable, un carisma popular tan excepcional como genuino. 3) Que Correa va en serio en todo, con él no se jode, ni desde adentro del Ecuador ni desde ninguna multinacional
            Soy uno de los muchos intelectuales (en el viejo sentido del término, no en el sentido funcional y contertulio de nuestros días, anoto) que suscribió una carta de apoyo al Proyecto de Ley Orgánica de Comunicación de Ecuador, que el miércoles 11 de abril entró a consideración de la Asamblea Nacional de Ecuador, concretando en ley el principio general establecido  la Constitución del 2008, marcando la avanzada en la materia en el continente: LA COMUNICACION (integralmente entendidad) ES UN DERECHO.
Esta ley, por ejemplo, reparte las frecuencias de radio y televisión del modo siguiente: 34 % para medios comunitarios, 33 % para medios públicos y 33 % para medios privados. Los medios comunitarios son concebidos en dicha ley como"mecanismo para promover la pluralidad, diversidad, interculturalidad y plurinacionalidad" (Art. 92) y se prevé que las entidades estatales contraten publicidad y servicios en tales medios para la difusión de contenidos educativos y culturales..

Le ley impide además la concentración oligopólica tradicional de nuestra región, al establecer un límite para una misma persona (física o jurídica) de una sola frecuencia para  AM, una para FM y una para televisión, en todo el territorio ecuatoriano. Actualmente cerca del 90 % de las frecuencias están en manos privadas y la ley establece las pautas de la "transición" cuya magnitud es obviamente revolucionaria.

Adicionalmente la ley obliga a incluír un 40 % de contenido nacional en los medios audiovisuales y 10 % de producción nacional independiente. En las radios, el 50 % de la música debe ser producida, compuesta o ejecutada en Ecuador.
 Por si fuera poco, la totalidad de la publicidad debe ser producida en el país.
Naturalmente la derecha ecuatoriana ha puesto el grito en el cielo y al momento de escribir esta nota, es incierto el resultado de la votación legislativa- que por ahora se ha postergado-ya que literalmente, "le han tirado con toda la artillería" a  la ley.

Eso motivó que la Red de Intelectuales En Defensa de la Humanidad apoyara la ley en una carta abierta que cuenta con firmas como las de Ignacio Ramonet, Ana Esther Ceceña, Carmen Bohórquez, Marta Harnecker y Oscar Ugarteche, donde se afirma que  "será un aporte valioso a la democratización de las comunicaciones en toda Nuestra América".

Por cierto que sí, y uno ve con alegría la sonrisa radiante de Rafael Correa, ese ejemplar hijo del pueblo del Ecuador, reflejada a plenitud en esta iniciativa, en todo su esplendor. Y con serenidad absoluta  la bronca y el odio que despierta en la derecha más ultramontana de todo el continente: buena señal despertar semejantes animadversiones.

Pero permítame agregarle, querido lector, un dato sobre los otros “medios” que es posiuble que Ud. no conozca. Como vicepresidente de ANTEL tuve el honor de aportar un pequeñísimo granito de arena paraa yudar al gobierno de Rafael Correa a darle oxígeno a la CNT (Corporación Nacional de Telecomunicaciones), resultante de la fusión de  las compañías Andinatel y Pacifictel realizada el 30 de acotubre del 2008. Los Buccaram, Lucio Gutiérrez y otros personajes similares hicieron TRIZAS la presencia estatal en telecomunicaciones. Correa (como Chávez, como  Evo), con clara visión de la cancha y los jugadores, resolvió revertir ese disparate cipayo. Para ello confió en la ayuda de la experiencia uruguaya en materia de presecia del Estado en un sector ESTRATEGICO. Me disculpo  por la inmodestia de la pequeñísima autoreferencia pero lo que viene al caso no es mi ocasional intervención, sino el que me consta como a  muy pocos el esfuerzo que hizo y hace Correa para poner de pie al Estado en "los otros medios": los de Telecomunicaciones.
¿ Y por casa como andamos? Se trabajó para elaborar una Ley de Medios, la critiqué por "light", pero era un paso en buena dirección ¿En qué quedó? ¿Usted lo sabe? Yo no.
Veo, como simple ciudadano interesado en la temática, a ANTEL paradita muy firme en la cancha, desplegando FTTH (fibra óptica hasta los hogares, la mejor tecnología de telecomunicaciones "alámbrica") y LTE ( la mejor tecnología "inalámbrica") para desesperación confesa (en entrevista en el Semanario "Búsqueda" ) del Presidente de la Cámara de Telecomunicaciones del Uruguay (pomposo nombre para la caja de resonancia pública de los intereseses de Telefónica y el Grupo Slim en el Uruguay).
Este motivo de alegría para mí, ha sido matizado por el anuncio de que este año se discutiría en el parlamento una Ley Nacional de Telecomunicaciones y sus derivaciones. No porque no quiera una tal Ley, sino porque los lienamientos generales que al respecto se adelantaron, me parecieron de flojos para bajo. Muy flojos.

Por ende, ante el desconocimiento de la suerte de la ley sobre  "Los Medios" y ante una posible discusión (que aparentemente no arrancaría bien) sobre “los otros medios” en Uruguay, a la luz de la experiencia de Ecuador, hago votos para que el espíritu vital y generoso de Rafael Correa nos contagie un poco en los lares del sur..
Y manifiesto mi explícita adhesión a la manifestación que escuché a militantes del Centro de Estudiantes de Ingeniería de nuestra Universidad de la República: hay que salir a la calle, que no todo es cuestión de redes y cartas, por una Ley de Medios "en serio", que democratice profundamente "Los Medios" (léase en particular bien clarito:que termine con los inverosímiles privilegios de la monarquía hereditaria que controla los medios hegemónicos) y por una ley de Nacionalización de "los otros medios" (concretamente de la infraestructura de telecomunicaciones del Uruguay).




Sumo mi pequeñísimo apoyo al gran compañero Rafael Correa, sumo mi pequeñísimo apoyo al coraje cívico e inteligencia de los estudiantes uruguayos. Ojalá sus virtudes conciten los necesarios acuerdos sociales y políticos, y superen la tendencia a la resignación, el gran osbtáculo subjetivo a remontar para todo gobierno realmente progresista.

1 comentario:

  1. A ver Gonzalo que dirias al respecto del siguiente argumento que he leido a veces? Digamos que aspiramos por la libertad de expresion, la democracia discursiva si se quiere. No obstante tener presente que hoy la alternativa diria casi unica del continente es monopolios privados, con una vision que obviamente favorece a sus intereses economicos, hasta que punto podemos justificar, que un gobierno, CUALQUIER gobierno de turno, que hoy es Mujica pero maniana podria ser Lacalle imaginememos, tengan el control de la informacion, con el consabido potencial peligro que eso tambien puede implicar?Imaginemosnos en cualquier lugar de America Latina, que un gobierno de derecha digamosle, le diera por usar el porcentaje publico para indoctrinar a la gente a su gusto -amas de las privadas que generalmente tambien los endorsan? Da para discutirlo, me parece.Claro, como yo lo veo, la alternativa es lo de siempre pero...si lo miramos como respeto por la libre expresion????Respetariamos o aceptariamos tambien una indoctrinacion de gobiernos de cualquier ideologia que sea??? Ya se que son abstracciones pero me causa cierta inquietud el hecho de respaldar algo que en si pareceria no respetar un derecho que tendria que ser democratico. No veo claro el contra-argumento posible en terminos de lo que supuestamente me parece,tendria que ser el pricipio fundamental en los medios de comunicacion - libertad. A ver que pensas. Dejo constancia que mi pregunta es genuina- como bien sabes Gonzalo- y de ninguna manera pretende tomar partido con la SIP, eufemismo por organizacion fundada por la CIA, NED, y demas amiguitos, que se disfrazan de "defensores" de la "libre expresion", cuando en realidad, lo que defienden es "la libre expresion" si, pero la libre expresion de poderosos conglomerados mediaticos de la region - que admito, estan en todo su derecho de escribir, diseminar lo que se les cante. Si leen ingles aqui la fuente; http://www.sourcewatch.org/index.php?title=Inter_American_Press_Association

    Inter American Press Association - SourceWatch
    www.sourcewatch.org
    The Inter American Press Association (IAPA) describes itself as "a non-profit or...
    Mi pregunta es genuina y no estoy de viva, simplemente quiero escuchar lo que dirias Gonzalo al respecto, porque obvio que en el caso de Correa, soy consciente de que los que se le oponen tienen fama de ser unos reverendos bichos, duenios de poderosos diarios,y afines etc. obvio no tan "libre". Aun asi, hasta que punto podemos justificar con un solido argumento que cualquier gobierno utilize, cree canales "estatales" para el beneficio, indoctrinacion y propaganda propio. Que hoy puedo quizas simpatizar, pero potencialmente, en el futuro, otro gobierno de cualquier persuacion distinta a mis principios tambien lo puede usar de manera pamfletaria -que si no me equivoco, fue lo que hizo Hitler, con las tecnologas de su tiempo.Un simple" mira la alternativa neoliberal, etc" ofrecida hasta el momento, como que no responde, por lo menos a mi, esa inquietud. Porque en esencia, es como decir, que queremos disponer y/o ser parte de la msma maquinaria infernal que criticamos. La diferencia, es que supuestamente, por el momento, seria de izquierda, pero tampoco tendria nada de "libre". Que hacemos??? Que decimos a eso???

    ResponderEliminar