Páginas vistas en total

martes, 10 de abril de 2012

De Mujica para Erdogan. Gonzalo Perera.

l “…en nombre de la República Oriental del Uruguay como entidad colectiva y en el marco de los principios de continuidad y sucesión del Estado, independientemente del ámbito temporal y material, en que ocurrieron los hechos, el Estado uruguayo reconoce su responsabilidad institucional por la desaparición forzada de María Claudia García Irureta Goyena de Gelman  por lo cual violó  sus derechos al reconocimiento de la personalidad jurídica a la vida, a la integridad personal, a la libertad.”

¿ Parece fácil de decir, verdad?  Reconocer  la continuidad y sucesión en responsabilidad de un Estado respecto a crímenes del pasado, parece  muy sencillo. Dejemos de lado el nada menor hecho que quien pronunció esas palabras haya sido torturado, tomado por rehén y condenado a un pozo por los mismos autores de las atrocidades que tuvo la dignidad de asumir como Presidente de la República. Olvidemos tan “pequeño detalles” y llevemos estas declaraciones de nuestro Presidente Mujica al concierto internacional.

Imaginemos tan sólo por un instante a Recep Tayyip Erdoğan, primer ministro turco, pronunciando similares palabras en ocasión del próximo 24 abril , fecha señalada para la recordación del atroz genocidio de millón y medio de armenios a manos del ESTADO TURCO. Atención: NO del gobierno los Jóvenes Turcos, NO del de Mustafa Kemal Atatürk, sino lisa y llanamente del ESTADO TURCO

¿O acaso alguien en su sano juicio puede hallar en el Presidente Mujica mayor continuidad respecto a los Aparicio Méndez o Juan María Bordaberry que a Erdoğan respecto a su ancestros de un siglo atrás? Pero además: POCO IMPORTA. Porque el Presidente Mujica invocó razones estructurales e institucionales de ESTADO, que superan nombre o tendencias.

Y si Ud. querido lector, simpatiza con los Partidos Tradicionales Uruguayos, le ruego tenga bien recordar como, cuando los jóvenes militantes de izquierda uruguaya de segunda mitad de los 80¨s nos plegábamos a la consigna del Comandante Fidel Castro del NO-PAGO a una deuda externa INMORAL, contraída por gobiernos dictatoriales para DESTRUCCION de sus pueblos, desde SUS PARTIDOS , invocando la “seriedad, responsabilidad y previsibilidad institucional ”  se nos impelía a pagar hasta los radares de Márquez. Y los pagamos. Y si en parte de ello tuvo que ver el propio FA, LO FELICITO. Pero no podrá usted argumentar RAZON CONSISTENTE ALGUNA PARA REHUIR A LAS RESPONSABILIDADES, POR CONTINUIDAD Y SUCESION, DE LOS ESTADOS.

Ergo: si a derecha, centro o izquierda, el principio de continuidad y sucesión del Estado ha sido fuente de prueba contra todo negacionismo (LO COMPARTA O NO YO; LO COMPARTA O NO USTED; ACLAREMOS!) , la pregunta del milón es; ¿ QUE  RAZON LIBERA A TURQUIA DE SU NECESARIO SINCERAMIENTO CON SU SANGRIENTO PASADO?

Pues: NADA. Bajo cualquier lógica posible, sólo la asunción plena del ESTADO TURCO, a través de su gestores actuales, de sus genocidas culpas respecto al pueblo armenio, puede comenzar a poner en orden la historia ensangrentada, asesina y sangrienta que enluta a la Humanidad entera y que señala con justo dedo acusador a Turquía.


A Erdogan la palabra. Por derecha y por izquierda no tiene salida: encabeza un Estado que no empezó ayer y que no es discontinuo ni puede ser amnésico de nada más ni nada menos que un millón y medio de espantoso asesinatos. 

Causa armenia, causa de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario