Páginas vistas en total

jueves, 19 de enero de 2012

Entre SOPA y PIPA, el acierto de ANTEL. Gonzalo Perera

1. La Ley SOPA ( "Stop Online Piracy Act", o  sea "Prohibición de la piratería en Internet"), o proyecto de Ley H.R. 3261 fue presentado ante la Cámara de Representantes ("H.R.") de los EEUU el 26 de octubre de 2011 por el representante republicano por el Estado de Texas Lamar S. Smith y 12 copatrocinadores bipartidarios. El proyecto es incuestionablemente un paso más en la dirección de la Ley PIPA ("Protect IP ACT" o "Preventing Real Online Threats to Economic Creativity and Theft of Intellectual Property  Act")  presentado en el Senado de EEUU como proyecto S. 986 el 11 de mayo del 2011 por el veterano senador demócrata por el Estado de Vermont Patrick Leahy y copatrocinado por 11 senadores de ambos partidos. Este par de proyectos, pese a varias modificaciones, en lo medular apuntan a aumentar severamente el control y represión sobre la circulación de contenidos en Internet que estén protegidos bajo registros de propiedad intelectual. Sin duda alguna, conspiran contra la libertad de expresión y la posibilidad, que incuestionablemente Internet ha abierto, de que contenidos culturales e información alternativas logren ver la luz por fuera de la voz monocorde y sesgada de los grandes medios. Su votación en el Congreso está prevista para el 24 de enero próximo y ambas iniciativas me parecen completamente repudiables.

2. Entre los opositores a la ley, además de militantes de todo el mundo y organizaciones  sin fines de lucro, se incluyen  gigantescas y multimillonarias corporaciones como Google, Facebook,  eBay, etc. Cualquier usuario de Facebook, por ejemplo,  puede ver en las condiciones de uso de sus servicios que cede a la empresa de manera total y permanente la propiedad intelectual de todo contenido que allí publique. Ver a Facebook entre los portavoces de la denuncia del abuso de la figura de la propiedad intelectual lleva a sospechar  que estas corporaciones que se oponen a estas dos pésimas leyes, no defienden la libertad de expresión ni al usuario de Internet, sino su propio negocio.

3. Sugestivamente, algunas de estas corporaciones han difundido "materiales explicativos de la ley SOPA" donde ponen el énfasis en el control "paquete por paquete" (para hacerlo claro: examen de cada comunicación que se haga a través de Internet, lo cual strictu sensu es inviable, por el volumen de información de marras)  que los proveedores de conexión  a Internet deberán hacer a partir de esta iniciativa, pasando de manera bastante más ligera sobre los temas de propiedad intelectual.  

4. La  doctrina de propiedad intelectual ha sido desarrollada, en su inmensa mayoría, desde una estrategia de dominación, completamente asimétrica e incoherente. Internet es hija de un proyecto académico-militar de los EEUU, llamado ARPANET. No se abrió al mundo para generar libertad, sino para potenciar la dominación imperial y el ciclo de reproducción del gran capital. Se abrieron espacios alternativos de comunicación, generación y  distribución de contenidos culturales que no estaban en los planes de los EEUU. Estas leyes vienen a tapar esas "fugas".

5. Las grandes compañías que se oponen a la ley SOPA llaman a un "apagón de Internet" el 23 de enero. A mi modo de ver, mucho mejor combate a la ley SOPA haría Facebook cambiando las condiciones leoninas de cesión perenne de propiedad intelectual que exige a sus usuarios.

6. ANTEL, en cambio ha decidido no cobrar el acceso a Internet el 23 de enero. Inmediatamente surgieron algunas notas en Internet atacando a ANTEL por "boicotear" la campaña mundial en defensa del mundo "libre y global" de Internet. Para quienes creen que Internet es un mundo libre y global, los invito a ver cómo se conectan a internet los diversos países del mundo en http://cytparatodos.blogspot.com/2012/01/la-realidad-de-internet-mapa-de-fibras.html  . Allí observarán que casi todas las fibras ópticas que conectan a América Latina  a Internet se concentran en la "NAP de las Américas", en Miami. Si ese soporte físico, por donde "pasa la información" no funciona, no hay Internet. Basta que EEUU decida hacer un "piquete" allí para que nuestra región quede esencialmente fuera de la gran "autopista de la información" ¿De qué Internet libre estamos hablando?A través de  condiciones leoninas en la propiedad intelectual de los contenidos a favor de las grandes corporaciones, a través de la concentración de la infraestructura física de soporte en los EEUU, a través de la capacidad de intervención sobre la red que YA poseen los organismos de seguridad de los EEUU, Internet no es en absoluto libre.  Es cierto que habilitó algunos impensados  resquicios  de libertad, como lo que suelo usufructuar y que son los que  las leyes SOPA y PIPA pretenden cerrar. Pero no es idealizando la realidad que se evitará que se aprueben: lo que entiendo debe decirse es "evitemos que nos cierren los pequeños espacios de libertad que los ciudadanos tenemos" y no "mantengamos libre a Internet", pues esto último  es falso y supone una riesgosa visión idealista de Internet, ignorante de los mecanismos de dominación norte-sur y de unas clases sobre otras que en el cyberespacio no se diluyen por arte de magia de los bits. Por la sencilla razón de que son mecanismos de dominación y explotación propios  a TODA actividad humana. Y esto no es fanatismo ideológico: mire el mapa de las fibras ópticas mundiales nuevamente y saque sus propias conclusiones. Por ende, más allá de la honestidad incuestionable de militantes y organizaciones sin fines de lucro, creo que la protesta anti-SOPA se justifica ampliamente, pero que, en cambio, algunos argumentos y movilizaciones copncretas, como  el mencionado "apagón digital" son más bien una enorme operación de marketing de corporaciones que quieren posicionarse como promotores de la libertad de expresión que bienpoco defienden cuando a su negocio afecta. Al intento de cerrar los caminos hacia la libertad, me parece que se combate coherente y sólidamente aportando más libertad, no apagones.

7. Por ello, en este pequeñito país del mundo, lo que la empresa estatal de comunicaciones, ANTEL, ha decidido, me parece la más atinada medida de reacción en este torbellino. Evidentemente el impacto  será más que nada simbólico, pero me parece que el mensaje es  fuerte: "Cuando se trata de coartar la libertad de expresión en Internet, en este pequeño país la empresa estatal libera el acceso a Internet". Ese debería ser el camino de las gigantes corporaciones. Felicito la actitud de ANTEL, insólitamente incomprendida y rápidamente fustigada. Clara señal, en este mundo carcomido por enormes intereses económicos, políticos y por grandes grupos de presión mediáticos que  construyen la agenda hegemónica, de que la empresa estatal uruguaya ha decidido actuar acertadamente.

1 comentario: